Música inédita de la época de la Revolución Mexicana 1910-2010 - Centenario de la Revolución

Recopilación e Investigación de obras musicales en los Municipios de Teziutlán, Tetela de Ocampo, Zacapoaxtla y Ciudad de Puebla.

Rubén M. Campos escribió allá por los años 30 del siglo pasado: “Quien se asome a la vida patriarcal de nuestras ciudades de la provincia, quedará asombrado de la cantidad de pianos que hay en ellas… Los Pianos siguen siendo, el ornamento principal de la Sala de los Mexicanos.” Esa realidad esto era también lo que ocurría no sólo en la Ciudad de Puebla sino en los diferentes Municipios Poblanos como Cholula, Teziutlán, Tetela de Ocampo, Tlatlauquitepec, Zacapoaxtla, por citar algunos. Después de la C apital Poblana, Teziutlán era la Ciudad con mayor número de pianos, casi todos Europeos. Marcas como Rosenkranz, Steinway, Ronich y Bechtain engalanaban las casas Teziutecas, donde periódicamente se realizaban tertulias. Pero igualmente en la entonces Villa de Tetela de Ocampo o Tetela del Oro, se podían encontrar pianos en las principales casas del pueblo. Tetela de Ocampo, fue cuna de la soprano María Bonilla, maestra de muchas generaciones de cantantes en México: Porfirio Díaz le dotó de una beca para estudiar en el Conservatorio de Berlín.

 
 

Descarga la música del Estado de Puebla

 
 
 
 

El piano no sólo era símbolo de elegancia sino también de un estatus cultural y social. De ahí que nuestras bisabuelas aprendieran las obras que estaban en boga, ya que saber tocarlo era más que un atributo de la “buena educación” de las señoritas de la época Porfiriana, además, claro, de la cocina, el bordado y el tejido. Las tertulias de aquellos entonces siguieron el estilo de las fiestas que se organizaban en el siglo XIX. Era común que en las reuniones se declamara, cantara y tocara el piano. Y no podía faltar en la fiesta las suculentas cenas.

Seguramente en esas reuniones nacieron muchas de las obras musicales que hoy reestrenamos después de casi cien años o más de haber sido escritas. Poco o casi nada se ha escuchado de Miguel Muntadas, Francisco Flores, José Zamora. Nos resultan un poco más familiares los nombres de Pelagio C. Manjarrez y José Ignacio Cervantes, Juan Martínez Abades, todos ellos músicos y compositores, algunos de ellos nacidos en solares Poblanos. Algunos de estos nombres están en las nóminas que guardan los archivos municipales del Estado. Esto porque cada mes el ayuntamiento pagaba por sus servicios musicales en la banda del Municipio. Por desventura no se ha podido encontrar mayor información o cuando menos datos sobre su educación musical.

 

Según el testimonio de la maestra Guadalupe Hernández, (Destacada pianista concertista Teziuteca, alumna de Manuel M. Ponce) el Maestro, Miguel Muntadas llegó a Teziutlán a principios del siglo XX. Su formación Europea (estudió en España) le dio la solidez que lo convirtió en uno de los músicos y compositores más respetados de la época. Muntadas reorganizó la Banda de Teziutlán, conjuntamente con don Hilarión Hernández. Y asesoro a diferentes bandas del País.

El repertorio de la Banda de Teziutlán llegó a ser uno de los más completos no sólo en el Estado sino también en la República Mexicana. Lo mismo interpretaban un vals de J. Strauss que una obertura de von Suppe, o bien música original compuesta por el mismo maestro Muntadas o por algún miembro de la Banda. Más de un centenar de obras escritas para banda, piano, voz y coro, son el legado musical que el Maestro Miguel Muntadas compuso.

Muntadas, amigo del pintor y músico Español Juan Martínez Abades, trajo a México y principalmente al Estado de Puebla, sus obras musicales. Martínez Abades, nombrado en España “El Pintor de Cuplés” era muy reconocido principalmente por su obra “Mala Entraña”. La Canción “Flor de Té “ fue interpretada por la famosa cantante Española Sara Montiel. Su estreno en México fue en el Teatro Victoria de Teziutlán, con una segunda letra que el mismo Muntadas escribió para tal evento. Muntadas también mantuvo una amistad con el compositor Belisario de Jesús García , celebre por sus obras: “ Morir por tu Amor”, el tango “Amor, “Cuatro milpas” “Ojos Verdes” (con letra de Amado Nervo) entre otras muchas. Su amistad, comenzó a raíz de que en 1915 Belisario de Jesús García compuso una marcha titulada “General González” que ejecutaban las bandas militares y desde luego la Banda de Teziutlán no era la excepción. Dicha Banda recibió varias de sus obras musicales entre ellas “La Tristeza de Pierrot” y según las versiones de la época, fue estrenada en una tertulia en la casa de la familia Mayaudon.

Todos los derechos reservados, Puebla, México.
Créditos y Agradecimientos